Tablate, un lugar histórico en el olvido

Tablate pertenece a la comarca del Valle de Lecrín en Granada. Es una comarca enclavada al sur de la provincia de Granada, a medio camino entre la capital y la ciudad de Motril. Constituye un territorio perfectamente delimitado que conforma un estratégico pasillo natural entre Granada y las Alpujarras. En él se encierran multitud de elementos formales de naturaleza geológica, geográfica, ecológica y acuífera, a los que debemos sumar las transformaciones realizadas sobre este territorio como consecuencia e la actividad humana.

La población de Tablate nace asentada en una suave meseta ubicada en un lateral del profundo barranco de igual nombre. Debe su nacimiento a su ubicación, localizada al pie del secular Camino Real que conducía hacia Las Alpujarras desde Granada. Su situación estratégica la convirtió en la llave de acceso a la comarca aledaña, motivo que le propició un papel destacado en los acontecimientos bélicos acaecidos durante la conquista del Reino de Granada y el levantamiento de los moriscos de las Alpujarras (1568-1571). Durante estas décadas, su puente se vería convertido en el escenario habitual de las sucesivas luchas (Molina, 2012: 189-191). Años más tarde, sufriría las consecuencias de la reconquista que culminaría con el despoblamiento casi total de la alquería tras la expulsión de los moriscos sublevados (Padilla, 2010:1330).

Debemos de considerar la existencia de un barrio cercano a la alquería, como atestiguaban los retos de una estructura residencial encontrada durante la construcción de la vía A-44 (Molina 2012: 729-733), en la actualidad desaparecidos, lo que imposibilita su estudio, centrando por ello nuestra atención en el núcleo principal, conservando hasta nuestros días.

Tablate permaneció habitado hasta finales de los años 50 del siglo pasado y su núcleo urbano ofrece una infraestructura bastante detallada del entramado urbanístico de siglo atrás, al contrario de lo que sucede en otros lugares del Valle. Desde la citada expulsión de los moriscos, esta alquería ha sufrido pocas transformaciones destinadas a la adaptación de nuevos usos, conservando por ello, características de reminiscencia morisca.

Camino Real Tablate Calle perpendicualar Tablate

 

 

 

Estructura urbana

El trazado lógico y ordenado de la alquería de Tablate parece responder a una planificación previa. Se desarrolla en torno a una vía principal que marca el crecimiento y formación del conjunto residencial, condicionando su organización y modos de vida. Esta morfología regular no responde a la típica ordenación medieval por lo que pudo ser el resultado de su transformación tras la expulsión de los moriscos en 1610, modificando los nuevos pobladores el núcleo heredado.

Tablate se articula en la dirección oeste-este marcada por el paso del Camino Rural. En torno a esta vía principal se aglutina el mayor número de edificaciones junto con la iglesia, que se establece como eje axial del núcleo, ocupando un céntrico solar. De forma paralela a la vía se abren las fachadas de las construcciones con plantas más o menos rectangulares. A partir de esta generatriz longitudinal la población se abrió hacia dos calles perpendiculares de dirección norte-sur, conformada del mismo modo por conjuntos residenciales de planta similar a los anteriores.

El elemento fundamental de la alquería es la unidad residencial, se distinguen dos unidades tipológicas: la casa-patio y la casa-bloque. La iglesia y los restos de una torre, el horno, la balsa y el molino completan las edificaciones del conjunto.

En la zona norte, al final de la calle perpendicular al Camino Real que pasa por el lateral de la iglesia se localiza la estructura de una Torre-Fortaleza que debió formar parte del reducto defensivo de la alquería.

Torre y muro defensivo Tablate    Torre defensiva Tablate

La vivienda

Las manzanas se constituyen mediante la agrupación de viviendas unifamiliares mediante medianeras, de formas y tamaños diferentes que generan volúmenes variados.

La vivienda tipo se desarrolla en dos o tres alturas, y en superficie se distinguen dos tipologías: las que se conforman a partir de un patio o corral central, constituyendo el grupo más reducido, y las que no disponen de este espacio abierto, siendo la tipología más empleada en esta alquería. Todas ellas carecen de dependencias de uso higiénico.

El aspecto exterior tiende a ser uniforme, presentando las fachadas un ritmo similar en las construcciones conservadas. La planta baja, por lo general, se articula con vanos que permiten el acceso, y los superiores, por pequeñas aperturas que posibilitan la iluminación y aireación de las habitaciones.

La primera planta alberga las dependencias propias de sus moradores (comedor-dormitorios). La segunda, por el contrario se destina a fines más variados y sus estancias podían ser usadas como dormitorios, desván o secaderos de productos. Las escaleras que daban acceso a la segunda altura se caracterizan por el aprovechamiento del espacio.

La superficie media edificada ronda los 45m², salvo en las viviendas que se localizan en la manzana norte del Camino Real, que además de ser las de mayor tamaño disponen de tres elementos que no poseen el resto: zaguán, patio y cocina. Entendemos por tanto que estas viviendas debieron pertenecer a los vecinos más preeminentes, siendo por otra parte la manzana mejor conservada.

El resto de las viviendas se encuentran en avanzado estado de deterioro, incluso en ruinas.

[Window Title] Adobe CEP Service Manager [Main Instruction] Adobe CEP Service Manager dejó de funcionar [Content] Windows está buscando una solución al problema... [Cancelar] Tablate en ruinas Calle de Tablate

Materiales, técnicas constructivas y eficiencia energética

Los sistemas constructivos empleados en la estructura tanto verticales como horizontales y escaleras, así como en fachadas y cubiertas, utilizan básicamente tres materiales: la piedra, el ladrillo y la madera.

Se distinguen tres sistemas de cerramientos con función estructural, que corresponden también las distintas tipologías de las edificaciones y las transformaciones que se han producido a lo largo de su vida: construcciones defensivas conformadas por una base de muros de mampostería de piedra con elevación de tapia combinada con verdugadas de ladrillo y refuerzos del mismo material en sus esquinas; tapia calicastrada reforzada con verdugadas de ladrillo que se encuentra en la fábrica de la iglesia y por último muros de mampostería, también con verdugadas de ladrillo empleadas fundamentalmente en las viviendas.

El ladrillo aparece también en la formación de pilares.

Respecto a los elementos horizontales, encontramos forjados bien de vigas, bien de rollizos de madera con revoltón de cañizo y yeso.

Las cubiertas inclinadas generalmente a dos aguas, están formadas por rollizos de madera sobre los que se apoya un cañizo, dada la facilidad de adaptación a los rollizos, cosido y entrelazado a otras cañas maestras. Sobre este tablero, se colocan las tejas que regularmente solo están cogidas con mortero de barro y una pequeña proporción de cal en sus aleros y limatesas. Como elemento diferenciador se aprecian cubiertas atirantadas cuando sus luces son mayores, tirantes que se apoyan en pilares de ladrillo en una de las viviendas as al Camino Real.

Las escaleras están realizadas a base generalmente con dos roscas, y peldañeado de ladrillo, aunque también las podemos encontrar formadas con rollizos de madera y cañizo.

La conservación de los cerramientos depende de su exposición. Presentan en su mayoría, una pérdida del mortero de agarra, debido a los lavados paulatinos de la lluvia, al carecer de una cobertura de protección.

La cubierta es el elemento constructivo más vulnerable de la vivienda por ser la zona más expuesta a las inclemencias del tiempo. Su pérdida es la causa del deterioro de la estructura muraria, como se puede observan en este conjunto.

Arquitectura tradicional, tablate   Vano de puerta Tablate

La importancia de rehabilitar estos núcleos abandonados podría ser una salida a la revitalización de su comarca, como alternativa a la masificación urbana. Debemos recordar, que no nos encontramos ante un caso aislado, sino a una muestra más de lo que está sucediendo en las últimas décadas en España.

 

 

 

Suscríbete a nuestro Boletín

Comentarios recientes